28 sept. 2014

España reconoce como enfermedad la sensibilidad química múltiple

Desde que me diagnosticaron la enfermedad en 2007 ha sido una constante lucha, discusiones con quien deseaba que esta enfermedad fuera psicológica y buscaba curaciones con terapias conductuales,  no se que historia del programa Gupta multitud de maquinas, incluso decían curarse.

dios mio!!! que barbaridades yo tenia muy claro lo que me pasaba y lo que padecía, al ponerme en contacto con algún químico mi cuerpo sufría una intolerancia que me enfermaba tan simple como eso.
los especialistas unos creían, otros no, pero nos han utilizado para sacarnos el poco dinero que teníamos obligados por el ICAM nos teníamos que hacer pruebas que nadie reconocía pero que valían mucho dinero y al final para que no nos daban una invalidez por que según ellos esta enfermedad no existía y nos obligaban ha ir a un juicio con lo que ello conlleva económicamente y un desgaste físico y siquico brutal, no obstante nos siguen torturando llamándonos a sus revisiones anuales donde seguir mal tratándonos y empeorando nuestra maltrecha salud.
hoy tengo que agradecer al periodista Carlos de Prada por su gran apoyo ha sido el único que ha creído en la enfermedad y los enfermos sin mas interés que el bienestar de los mismos, algo inusual en los tiempos que corren.
GRACIAS Carlos por tu perseverancia por creer en nosotros y no abandonarnos al olvido.
TAMBIEN AGRADECER A MARIAJOSE MOYA su gran trabajo a pesar de la gravedad de su enfermedad, pero se ha sacrificado por todos los enfermos de SQM, ella no recibe pensión alguna y malvive algo que no es justo espero que las autoridades competentes en el tema tomen conciencia y reconozcan una pensión con la cual pueda subsistir dignamente y también ayuden en su dependencia
 ya que esta sola.
no se que pasara a partir de ahora solo se que nadie dudara mas de mi enfermedad y de que la padezco, que es una enfermedad dura y cruel y que al fin podamos descansar  como cualquier enfermo.
Loli Vicente.


España reconoce como enfermedad la sensibilidad química múltiple

La incorporación al sistema sanitario se ha realizado conforme a las directrices autorizadas por la OMS y que otros países ya habían adoptado

España ha reconocido oficialmente la sensibilidad química múltiple (SQM) al incorporarla a su Clasificación Internacional de Enfermedades o CIE (el sistema con el que la Sanidad clasifica y codifica sus diagnósticos). Con esta decisión, España se suma a la lista de países que reconocen la SQM como una enfermedad: Alemania (2000), Austria (2001), Japón (2009), Suiza (2010) o Dinamarca (2012).
El proceso se ha llevado a cabo a través de una Proposición no de Ley (PNL) presentada por la diputada María del Carmen Quintanilladel Partido Popular; tras una petición que le hizo llegar el Fondo para la Defensa de la Salud Ambiental (Fodesam), con la colaboración del Servicio de Información sobre Sensibilidad Química Múltiple y Salud Ambiental (SISS).
El reconocimiento era una antigua reivindicación de los afectados por una enfermedad que convierte muchos de los productos químicos comunes en la vida diaria en un tormento para los afectados por la SQM.Detergentes, jabones, colonias o ambientadores se convierten para ellos en agresivos productos que les producen palpitaciones, vómitos, irritaciones en la piel o dolores de cabeza recurrentes. «La SQM cambia la vida de quienes la padecen y los obliga, en muchos casos, a vivir con innumerables medidas de prevención para no entrar en contacto, ni en el aire, con esos productos», asegura Carmen Quintanilla. Salir a la calle o entrar a una tienda pueden ser, para estas personas, tareas imposibles de realizar.

En un limbo administrativo

A este padecimiento se le añade además el del inadecuado trato que muchos de estos enfermos reciben por parte del sistema sanitario. Porque lo que no aparece en la CIE como enfermedad queda en un «limbo» administrativo que implica «una situación de completa indefensión. Algo que debería terminar con el reconocimiento de la SQM como enfermedad.
«La situación de estas personas es muy difícil», destaca Carlos de Prada, presidente del Fodesam. Su intolerancia a sustancias sintéticas frecuentemente empleadas en la sociedad les obliga con frecuencia a vivir confinados en su hogar, casi como "personas burbuja"; y a ponerse mascarilla las pocas veces que salen a la calle.
La SQM afecta al sistema nervioso central, pero también puede provocar disfunciones en otros sistemas como el respiratorio, el gastrointestinal o el cardíaco. Se trata de una «enfermedad emergente» de naturaleza crónica y «tóxico ambiental» que provoca una «respuesta fisiológica frente a multitud de agentes y compuestos químicos» que pueden encontrarse en ambientadores, colonias, productos de aseo personal, de limpieza, comida, agua del grifo, ropa, cosmética, tabaco… Por todo ello, aunque como en otras enfermedades la SQM tenga grados y sus síntomas varíen según los parámetros de salud y entorno «químico» del enfermo, es un problema de difícil manejo, que además «limita de forma muy notable la calidad de vida», observa la Proposición no de Ley.

No hay comentarios: