16 jul. 2014

comida ecológica:menos venenos y mas sustancias beneficiosas


Comida ecológica: menos venenos y más sustancias beneficiosas

Un importante estudio internacional vuelve a evidenciar que estos productos tienen más presencia de elementos beneficiosos para la salud y menor presencia de los perjudiciales
Comida ecológica.
Comida ecológica.
Un importante estudio internacional vuelve a evidenciar que los productos ecológicos -frutas, verduras, cereales...- tienen más presencia de elementos beneficiosos para la salud y menor presencia de los perjudiciales. Así, por ejemplo, más nutrientes y menos residuos de pesticidas. Sus conclusiones indican que optar por el consumo de productos ecológicos, en cuya obtención no se ha recurrido a la consabida agroquímica sintética, como los pesticidas, lejos de ser un "capricho" de personas "excesivamente" preocupadas por lo sano, podría ser un importante factor de protección frente a diferentes problemas de salud.
Tales son las conclusiones del trabajo publicado en la prestigiosaBritish Journal of Nutrition y conducido por expertos de universidades y centros de investigación de Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Suiza, Italia, Grecia, Finlandia, Polonia,  y República Checa. Conclusiones a las que da más valor el hecho de fundamentarse en una gigantesca base documental: nada menos que en 343 estudios científicos publicados. Estudios de calidad, sometidos a la crítica de la comunidad científica y que han sido revisados cuidadosamente a lo largo de varios años.
La famosa cita de Hipócrates, el padre de la Medicina, que varios siglos antes de Cristo diría aquello de "que tu alimento sea tu medicina" se haría particularmente cierta aquí, según esta investigación, con los alimentos ecológicos.
Tal y como apuntan en sus conclusiones  hay "diferencias significativas en la composición de los alimentos, según sean  ecológicos o no ecológicos".  De modo que "la concentración de una serie de antioxidantes tales como los polifenoles son sustancialmente superiores tanto en los cultivos ecológicos como en los productos alimentarios procedentes de ellos". Así, había un 19% de ácidos fenólicos, un estaban en un 19% más, las flavanonas en un 69% más, los estilbenos en un 28% más, las flavonas en un 26% más, los flavonoles en un 50% más y las antocianinas en un 51% más. Algo, desde luego, muy notable, teniendo en cuenta, como dice el estudio que "muchos de estos compuestos han sido asociados a una reducción en el riesgo de padecer enfermedades crónicas , incluyendo enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas , así como diversos tipos de cáncer en intervenciones dietéticas y en estudios epidemiológicos".
Estos niveles de diferencia entre lo orgánico y lo convencional podrían sugerir que el motivo que muchas personas esgrimen para no consumir productos ecológicos, a saber: que son algo más caros (especialmente en países como España pero mucho menos en otros), podría tener aun menos justificación de la que piensan. Ya que menos piezas de fruta ecológica contendrían más de ésos componentes que la misma cantidad de las no ecológicas. Todo con independencia de que a veces, y más si se tienen en cuenta los datos de esta investigación, a veces "lo barato", como reza el dicho popular "sale caro". Y en este caso podría serlo en términos de salud, en algún caso.
Junto a una mayor presencia de sustancias beneficiosas, que pueden ayudar a prevenir problemas de salud, los expertos consignan que los productos ecológicos tienen al mismo tiempo una menor presencia de sustancias perjudiciales. En especial de ésas sustancias cuya presencia en los alimentos es el mayor objeto de preocupación de la sociedad europea en relación a los riesgos alimentarios: los residuos de pesticidas.
La revisión de ésa ingente cantidad de estudios científicos consultados para elaborar este trabajo internacional muestra, como rezan las conclusiones del informe, que "la frecuencia con la que se detectan residuos de pesticidas es cuatro veces más alta en los productos convencionales ".  El dato puede ser importante ante la enorme cantidad de estudios científicos que muestran que algunas de estas sustancias sintéticas, a veces a niveles muy bajos de concentración, pueden causar efectos sanitarios.
Además los productos convencionales también contendrían bastante más cadmio, un metal pesado tóxico, que los productos ecológicos.
Si se tiene en cuenta que, según muestran los estudios de mercado, las dos principales razones que mueven a los compradores de productos ecológicos son, precisamente comer sano (55%) y evitar residuos químicos (53%) nos daremos cuenta de hasta qué punto la investigación realizada puede apoyar tales argumentos (otras razones aludidas son: cuidar del medio ambiente (44%), el bienestar animal (31%) y el sabor  (35%).
Finalmente, los autores del trabajo, encontraron "significativas diferencias" en cuanto al contenido de otros compuestos, tales como minerales y vitaminas.
"Hay evidencia" dicen de que "las más altas concentraciones de antioxidantes y las más bajas de cadmio están asociadas a determinadas prácticas agrícolas prescritas en la agricultura ecológica ".
Las conclusiones de este estudio no gustarán nada, seguramente, a representantes del sector agroalimentario convencional, y a ciertas autoridades, que llevan mucho tiempo esforzándose en convencer a la opinión pública de que no hay diferencias sustanciales entre lo ecológico y lo no ecológico y que cosas como la presencia de residuos de pesticidas en un alto porcentaje de las frutas y hortalizas europeas no representa un riesgo para la salud.

No hay comentarios: