20 mar. 2013

Los perfumes podrían ser nocivos para la salud // Eau de tóxicos



Los perfumes podrían ser nocivos para la salud // Eau de tóxicos


La mayoría de perfumes contienen sustancias químicas muy peligrosas que pueden afectar al desarrollo del feto humano, según Greenpeace
//

Un informe de Greenpeace alerta sobre la existencia de sustancias químicas muy peligrosas para la salud humana en la mayoría de perfumes del mercado. Según el estudio de la organización ecologista, los perfumes y aguas de colonia contienen ftalatos y almizcles sintéticos, muy difíciles de eliminar por el organismo y que pueden afectar al desarrollo del aparato reproductivo del feto. La organización ecologista exige a las industrias y a los gobiernos que sustituyan estas sustancias nocivas por alternativas más seguras para nuestra salud.

Extractos de flores, esencias de vainilla, limón, pino, alcohol... son algunas de las sustancias inocuas que aparecen en las etiquetas de los perfumes y colonias del mercado. Sin embargo, la mayoría de estos productos de uso cotidiano esconden otros componentes químicos que pueden ser muy peligrosos para la salud, según alerta un informe que acaba de publicar la organización ecologista Greenpeace. El estudio ha analizado una selección aleatoria de 36 perfumes y aguas de colonia del mercado, para cuantificar el uso de dos grupos químicos, los ftalatos y los almizcles sintéticos, sustancias que penetran en la piel, se distribuyen rápidamente por todo el cuerpo y son muy difíciles de eliminar por el organismo. El resultado ha confirmado la presencia de ambas sustancias químicas en la mayoría de los perfumes analizados, aunque todavía está por determinar científicamente la gravedad de los efectos que pueden tener a largo plazo su exposición continuada en la salud humana, según alerta Greenpeace.

Actualmente, los ftalatos son utilizados para ablandar el plástico y para prolongar la vida de las fragancias y otros productos cosméticos. Según Greenpeace, la exposición continuada a esta sustancia "podría tener efectos sobre el ADN del esperma y contribuir a limitar la función pulmonar en el hombre, aunque hasta ahora los estudios científicos no han revelado exactamente el alcance de la gravedad de estos efectos negativos". Además, según Sara del Río, responsable de la campaña de tóxicos de Greenpeace, "el contacto habitual de una mujer embarazada con estas sustancias podría afectar al desarrollo del aparato reproductivo del feto".

Peligro para las hormonas sexuales

Por otro lado, los almizcles sintéticos son compuestos aromáticos artificiales que están presentes en productos de uso diario como los detergentes, ambientadores, crema de manos, jabones y perfumes, entre otros productos, y que sustituyen a los almizcles naturales porque son más baratos. Para el ser humano, es un tipo de sustancia bioacumulable que cuesta mucho de eliminar por el organismo y, por tanto, "es fácil que su concentración aumente rápidamente, así como sus riesgos para la salud", expresa Sara del Río. En este sentido, su presencia en tejidos vivos podría interferir en los sistemas de comunicación hormonales de peces, anfibios y mamíferos, además de agravar los efectos de la exposición a otros químicos tóxicos. Por otro lado, actualmente el almizcle artificial es considerado un "contaminante" cuando es detectado en la sangre o en la leche materna.

Frente a estos resultados de toxicidad, Greenpeace anima a la población a exigir que las industrias eliminen estas sustancias a la hora de elaborar sus perfumes y que los gobiernos tomen medidas de prohibición al respecto. "Actualmente no existe una legislación que nos proteja de estas sustancias, sólo una serie de normas para controlar los posibles riesgos de una exposición prolongada", alerta Sara del Río. En este sentido, el Parlamento Europeo y el Consejo están elaborando un documento para proteger a la ciudadanía europea de la exposición a sustancias químicas peligrosas en general. "Esa nueva normativa será efectiva si asegura la substitución total de sustancias como el ftalatos o el almizcle, por otros componentes más seguros para la salud del ser humano", concluye Del Río.

 
La nueva normativa europea sobre toxicidad será efectiva si asegura la substitución total de sustancias nocivas por otros componentes más seguros, según Greenpeace
 

Redacción Informativos MedicinaTV.com

No hay comentarios: