9 oct. 2012

¿Que tienen en común perfumes y pesticidas? Tienen en común uno de los más agresivos contaminantes ambientales y peligroso agente patógeno para la salud,



Sra. y Sres. no hay mas ciego que el que no quiere ver ni mas sordo que el que no quiere oír.
Desde asociaciones de enfermos de SQM estamos advirtiendo de lo peligroso de estos químicos tan tóxicos, pero jamás pensé que existía tantos” sordos” he irresponsables en este país  si a vosotros como adultos os da igual lo que os pase por lo menos no condenéis a vuestros hijos a enfermedades tan duras y crueles que estos tóxicos les pueden provocar, en vuestra conciencia queda;

Tienen en común uno de los más agresivos contaminantes ambientales y peligroso agente patógeno para la salud,
perfumeveneno1.jpg_¿Que tienen en común perfumes y pesticidas?
Que tienen en comun perfumes y pesticidas - Fuente de la imagen: lamula.pe
Perfumes y pesticidas tienen en común uno de los más agresivos contaminantes ambientales y peligroso agente patógeno para la salud, los ftalatos, disruptores endocrinos que se relacionan con casos de pubertad precoz, cáncer infantil y autismo.
Estos disruptores endocrinos se incorporan a productos tan dispares como perfumes y pesticidas para "plastificar" los fluidos y fijar los olores o la permanencia del producto en la superficie en la que se aplican y hacerlos más comerciales, pero pocas veces son componentes estructurales o que no se puedan sustituir.
INTERÉS INTERNACIONAL
El VI Congreso Internacional de Medicina Ambiental que se celebró en junio en Madrid identificó patologías por contaminación ambiental, los disruptores endocrinos, entre otros, como cáncer, enfermedades neurodegenerativas, trastornos del comportamiento, infertilidad y enfermedades emergentes como el síndrome de sensibilidad química múltiple (SQM), la fibromialgia y la fatiga crónica.
Dolores Romano, ingeniero agrónomo del Instituto Sindical del Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS), presentó las conclusiones del Congreso de Riesgos para la Salud Pública y Medio Ambiente como punto de partida para el debate.
Entre las recomendaciones establecidas, mencionó la importancia del etiquetado en los productos, para identificar sustancias de riesgo, (en nanotecnología y transgénicos) y ante las nuevas enfermedades relacionadas con los campos electromagnéticos (cáncer, entre otras), fijar limites legales máximos de contaminación, a nivel internacional.
SUBSPORT
La Unión Europea pusio ya en march aun portal gratuito "on line" para intercambio de información sobre sustancias y tecnologías alternativas a los químicos tóxicos identificados.
 Sobre el impacto en la salud humana de los contaminantes orgánicos persistentes, como los disruptores endocrinos, destacó su relación probada con alteraciones en el sistema reproductor masculino (criptoquidia, hipospadias y reducción de la calidad del semen) y femenino (pubertad precoz, reducción de la fecundidad, abortos espontáneos, ovarios poliquísticos, endometriosis) y cánceres en órganos hormono dependientes como mamas, próstata, testículos y tiroides.
Se estableció, por otra parte, la relación de estos disruptores con daños en el sistema neurológico y la causa de enfermedades metabólicas como diabetes y obesidad o del sistema neuroinmunológico, como el SQM, fatiga crónica, fibromialgia y esclerosis múltiple.
LA DOSIS HACE EL VENENO
Según los estudios de Nicolás Olea, de la Universidad de Granada, recordó Romano, dosis bajas de disruptores endocrinos pueden dar lugar a efectos mas potentes que dosis altas, por lo que se invita a la ciencia a revisar el concepto establecido "la dosis hace el veneno" y destaca la importancia de las mezclas en los síndromes por contaminación ambiental.
Estas dolencias, explicó, raramente se deben a una única sustancia tóxica, sino a una mezcla compleja de químicos cuyos efectos pueden ser aditivos y sinérgicos, con efectos en conjunto superiores a los individuales.
La respuesta de la sociedad y la administración a estos descubrimientos científicos, señaló Romano a EFEverde, debe ser la prohibición total de los disruptores en los productos de consumo, cuya acción se conoce, además, puede afectar a los descendientes, por la modificación de la línea germinal, origen de espermatozoides y óvulos.
En cosmética y plaguicidas, desde donde llegan mas frecuentemente al entorno, son completamente prescindibles y ya hay otras alternativas en el mercado que no suponen mucho sacrificio y sí sentido común, destacó Romano, que apuesta por la presión del consumidor para lograr cambios.
Y recomienda a nivel individual, medidas de autoprotección, sin olvidar la responsabilidad del ministerio de Sanidad y de Alimentación y Medio Ambiente de informar a los grupos de riesgo para evitar la contaminación,
La mejor formula de Romano ante las dudas: agua, jabón y vinagre, para la limpieza de casa y agua, jabón, piedra de alumbre o limón para el aseo. "No hay que complicarse tanto la vida", declaró.
TÓXICOS TAMBIÉN EN LA ALIMENTACIÓN
Entre los ponentes internacionales, el especialista mexicano Javier Hernández Covarrubias, que identificó los carbohidratos simples, por su adicción y toxicidad, como los grandes contaminantes en la alimentación.
Las madres jóvenes, dijo, "son la generación del cambio", porque con la información suficiente controlan la entrada a los hogares y la exposición de los niños a los cerca de 500 químicos con los que un individuo tiene contacto a diario.
Autor de la "Guía para vivir sano en un mundo tóxico", el alergólogo y otorrinolaringólogo mexicano señaló que las enfermedades denerativas y crónicas de origen inmunológico, relacionadas con la contamianción ambiental, se han convertido en una "epidemia mundial.
 

No hay comentarios: