19 ago. 2012

Peregrina a Santiago a pesar de su sensibilidad química múltiple

Una mujer aquejada de sensibilidad química múltiple recorre el Camino de Santiago acompañada de un invidente con el propósito de mostrar a la opinión pública el desafío que supone esa enfermedad todavía desconocida y que conlleva una pérdida progresiva de tolerancia a agentes químicos tales como perfumes, productos de limpieza, insecticidas, pinturas, a bebidas alcohólicas, alimentos o fármacos.
Elena Ferrer, residente en Barcelona, inició el pasado lunes su periplo en la localidad lucense de Sarria y espera llegar el próximo miércoles a Santiago para cumplir una promesa, según indicó.

'Apenas utilizo mascarilla', comentó Ferrer, que lleva varios años aquejada de esa enfermedad y que tuvo que llevar a cabo varias demandas ante los tribunales y diversas administraciones para que le reconociesen sus problemas de salud, derivados de su trabajo en un mercado en el que se utilizaron pesticidas y otros productos químicos que perjudicaron su salud.

Ferrer, que ayer cumplió 63 años, llegó a la localidad de Arzúa, tras varios días de camino junto a una persona invidente a la que ayuda en su caminata diaria.

No hay comentarios: